Consejos para tener un césped perfecto

Desde la llegada del coronavirus el uso y disfrute de los jardines particulares son un privilegio que nos gusta aprovechar con los nuestros. Consejos para recuperar y restaurar el césped de vuestra casa y tener un jardín perfecto.

Con la llegada de la primavera y el aumento de las horas de luz solar, a todos nos gusta preparar el jardín de nuestras casas para disfrutar de él de cara al buen tiempo. Pero también es el periodo del año en que los cuidados comienzan a intensificarse debido a que nuestro césped crece mås råpido y las hierbas no deseadas se multiplican. En muchas ocasiones recibimos consultas y peticiones de presupuestos para recuperar cespedes,  cuando llegamos al jardín casi siempre se repiten los mismos patrones: 

  • Diferentes colores del cĂ©sped
  • ProliferaciĂłn de hierbas no deseadas
  • Presencias de calvas.
  • ApariciĂłn de musgos.

Claro ejemplo de un césped en mal estado.

Las mĂĄs de las veces, la persona que nos consulta ha practicado un escarificado sobre el jardĂ­n, pero esto no le ha servido de mucho. No es que el escarificado no sea efectivo, es mĂĄs, es imprescindible, pero no suficiente.

Lo primero que debemos hacer es eliminar las hierbas no deseadas, especialmente aquellas de hoja ancha que son las que nos llamas mĂĄs la atenciĂłn a simple vista.

En @desbrozando somos partidarios de reducir al mĂĄximo el uso de herbicidas, por lo que siempre recomendamos arrancar manualmente estas hierbas de raĂ­z. En el mercado existen Ăștiles especĂ­ficos a este fin. Una vez hemos eliminado las malas hierbas pasamos a realizar un corte de cĂ©sped a una altura de entre 4 y 6 centĂ­metros del suelo. Menos de esta medida no resulta adecuado debido a que podemos hacer que nuestro cĂ©sped muera. Tengamos en cuenta que estamos hablando de cĂ©sped y no de hierba. Este corte ha de ser siempre recogido. Hoy no nos vale el sistema de mulching en el que trituramos el cĂ©sped y no lo recogemos. Hecho esto, ya podemos escarificar.

El escarificado tiene por objeto levantar la capa de materia orgånica vegetal que cubre la superficie del suelo del jardín y en buena medida levantar el musgo que no permite nacer el césped. Podemos hacerlo de forma manual utilizando un escarificador tipo rastrillo o bien con una måquina específica a tal efecto. Nosotros usamos ambos medios, el escarificador a motor para un escarificado general y el manual lo usamos para complementar la acción del anterior en las zonas donde se presentan calvas o en aquellas en donde no podemos llegar con la måquina. Retirado el residuo resultante del escarificado, el suelo queda aireado y ya da espacio para cubrir la superficie sin obståculos.

El escarificado, sea de forma manual o mecånica, es una acción de debe realizarse un mínimo de una vez al año, recomendable dos, a primeros de primavera y de otoño, para mantener un césped saludable.

Después de escarificar es el momento de «suplir carencias». Uno de los problemas mås acusados es la aparición de musgo, consecuencia, por norma general, de la carencia de nutrientes en el suelo.

Un cĂ©sped sin abono, tarde o temprano, se irĂĄ llenando de musgo. El siguiente paso que tenemos que dar despuĂ©s de escarificar es esparcir un abono de hierro. Existen en el mercado mĂșltiples opciones, nosotros somos partidarios de usar abonos en polvo que, ademĂĄs contienen otros nutrientes especĂ­ficos para el cĂ©sped. En tu tienda habitual podrĂĄn ofrecerte mĂșltiples opciones acorde a la sintomatologĂ­a que les describimos.  Tras un abonado siempre ha de venir un riego abundante, tras lo cual ya tendremos el suelo listo para la resiembra. Utilizaremos una semilla adecuada para nuestro caso, aconsejamos pedir opiniĂłn a nuestro proveedor habitual de productos de jardĂ­n.

Hay cĂ©sped para ĂĄreas sombrĂ­as, para zonas muy hĂșmedas, etc. Esparciremos la semilla y seguidamente pasaremos, primero un rastrillo manual y un rulo con pero para que la semilla se pegue al suelo. Por encima de la semilla, especialmente en las zonas con calvas, hemos de esparcir una capa muy fina, casi Ă­nfima, de tierra vegetal que solo cubra parcialmente la superficie dejando la semilla a la vista.

Un césped en perfectas condiciones es posible, si sabes como hacerlo.

Posteriormente comenzaremos  a regar, inicialmente 3 veces al día hasta que veamos que el césped nuevo empieza a germinar, después bajaremos a un riego por la mañana y uno por la noche hasta que la germinación sea evidente. Posteriormente pasaremos a regar solo por la mañana hasta que haya cogido fuerza y veamos qué puede pasar a un régimen de riego adecuado a las necesidades generales del jardín.

Pues estos son los consejos y trucos para recuperar y restaurar el césped de tu jardín, pero debemos tener en cuenta que los cuidados del césped son una constante si queremos tenerlo en perfecto estado. Todas las labores de jardín pueden ser realizadas por uno mismo, pero si quieres que los profesionales se encarguen de tu césped, en @desbrozando estamos a tu disposición para ello.